El cuerpo es la casa del Alma...
y la piel es la puerta de entrada a sus profundidades.